Hacerse Mayor

Cuando usted tiene un padre mayor, la preocupación por su capacidad para mantener su estilo de vida puede ser una preocupación significativa. Casi sin excepción, los ciudadanos mayores se resisten a la idea de salir de su casa y en una instalación de vida asistida o asilo de ancianos. Usted como hijo de un adulto mayor puede ver problemas de seguridad si su padre envejecido continúa viviendo independientemente. Si su cónyuge ha pasado, puede haber problemas de soledad y depresión. Los pasillos y las puertas de los hogares viejos no se construyen a menudo para acomodar andadores o sillas de ruedas. Y la visión de la abuela o el abuelo de sus hijos que caen y no pueden alcanzarle para la ayuda es asustadiza. Y luego está el lado financiero de mantener su casa y pagar la hipoteca si todavía está activo.

Así que la pregunta es si usted debe tratar de ayudar a su padre envejecido con pasar a un centro de atención asistida o si se puede trabajar para que se queden en su casa. Hay algunas razones convincentes para ayudarles a permanecer en la casa en la que han vivido durante tanto tiempo si hay maneras de superar los problemas. Los estudios demuestran concluyentemente que las personas mayores que viven en sus propias casas son más felices y saludables. Sus padres pueden tener amistades duraderas en el vecindario que proporcionan un tremendo apoyo emocional y pueden mirar a su padre de vez en cuando para asegurar que están a salvo. Y la capacidad de salir en el patio, alimentar a los pájaros, mantener una mascota o cuidar un jardín pequeño tiene beneficios de salud sin contar tanto mentalmente como físicamente para un anciano.

Se pueden tomar medidas para satisfacer las necesidades únicas de un adulto mayor si desea trabajar con ellos para mantenerlos en su casa. La familia y los amigos de la tercera edad pueden asumir las tareas de mantenimiento de la casa, el trabajo de jardinería y las reparaciones para que el hogar siga siendo seguro y viable como un espacio vital. Esto también reduce los gastos de propiedad de la vivienda.

Es muy probable que desde un punto de vista financiero, usted pueda trabajar con su jubilado para reducir los costos de permanecer en su casa. Si todavía tienen una hipoteca, el saldo pendiente puede ser bastante bajo, pero el pago sigue siendo alto. Al trabajar con la compañía hipotecaria, es posible que pueda refinanciar el préstamo para eliminar el pago considerablemente y hacerlo más asequible incluso que vivir en atención asistida o un asilo de ancianos. También puede trabajar con compañías de servicios públicos y fuentes de crédito que pueden tener programas para ayudar a los ancianos a tener su propia casa. Al utilizar los recursos ya existentes, puede ser capaz de obtener sus costos de los padres de envejecimiento en un rango razonable y ayudarles a establecer un presupuesto que les permita vivir cómodamente en la seguridad social y cualquier fondos de jubilación que tienen.

También puede encontrar atención de enfermería en el hogar y poner buena tecnología para utilizar para hacer posible que su padre tenga cuidados de calidad en el hogar y tener los recursos para poder llegar a usted en caso de una emergencia. Los servicios como éstos hacen bien en proveer para las necesidades de los ciudadanos mayores así que pueden virtualmente pasar el resto entero de sus años que viven en su hogar donde están felices.

La clave para hacer que todos estos pasos funcionen es alistar la asociación de su padre de la tercera edad. Al sentarse con él o ella, puede revisar que mantenerlos en casa es un proyecto compartido y que deben hacer todo lo posible para que esto funcione. Ellos estarán entusiasmados para hacer ese tipo de esfuerzo y permanecer en la casa que tanto aman.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo Organizar la Ceremonia del Bautizo

Ideas de Decoración para Bautizo

Invitaciones para boda civil